No cabe duda que la música prehispánica sigue siendo ante los ojos del mundo un encanto aún por descubrirse y por estudiar con profundidad.